3 Asanas para el sistema inmunologico

En los últimos tiempos, el cambio de una vida descuidada a una vida consciente y saludable ha sido bastante drástico. Entre este cambio, la necesidad de yoga para un mejor sistema inmunológico se ha disparado. Es muy importante entender primero por qué y cómo el Yoga puede ayudarnos con un mejor sistema inmunológico. Acá te dejamos 3 posturas que te ayudaran a levantar las defensas contra cualquier enfermedad:

1. Bhujangasana:

Esta postura es altamente terapéutica para el sistema nervioso y es maravillosa para combatir la ansiedad y la depresión. Dado que es una pose fácil de adoptar, me encanta esta para los días que se sienten un poco abrumadores. Se considera una postura reparadora, lo que significa que no requiere mucho del cuerpo y es maravilloso hacerlo por la mañana, ya que energiza y calma la mente. También masajea la parte inferior del abdomen y alivia el dolor de estómago.

Consejos para su práctica: comience recostándose sobre el estómago y levantando los hombros. Extienda las manos hacia adelante, doblando los codos y relaje los glúteos mientras levanta el cuello. Permita que el cuerpo se relaje en esta postura restauradora, inhalando por la nariz y exhalando por la boca.

2. Virabhadrasana:

Una poderosa asana para lograr la actitud (Bhava) de fiereza y fuerza, que ayudaría a mantener el cuerpo y la mente fuertes. Esta asana también ayuda a acumular resistencia.

– Párese con las piernas separadas a un metro y las manos a los lados del cuerpo.
– Apunte un pie hacia afuera y doble la misma rodilla. Asegúrese de que la rodilla y el tobillo estén en línea recta.

– Deje que sus manos estén al costado del cuerpo en una posición de ‘T’ y mire hacia el lado hacia el que apuntan los dedos de los pies.

– Mantenga las asanas durante 6 respiraciones normales y suelte.

3. Utkatasana:

Las posturas retorcidas en el yoga son excelentes para la salud general del cuerpo. La postura de la silla giratoria, en particular, ofrece un “zumbido” aún más profundo de los riñones y los órganos digestivos, lo que resulta en una desintoxicación interna. Esta postura también es excelente para profundizar la respiración y es ultra-aterrizada.

Consejos para su práctica: permita que la respiración arraigue esta postura y encuentre una quietud arraigada en las piernas. Lleve los brazos a la oración y use los codos contra los muslos para profundizar el giro y liberar con la respiración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *