Descansa como un bebé con estas 3 simples posturas de Yoga

Mahatma Gandhi fue especial en la calidad del sueño, para tener un día productivo, dijo:

“Cada noche, cuando me voy a dormir, muero. Y a la mañana siguiente, cuando me despierto, renazco".

Mahatma Gandhi

El sueño inquieto es el resultado del caos de nuestra vida diaria y el estrés, combinado con nuestros horarios ocupados y nuestra necesidad de desplazarnos por las redes sociales justo antes de irnos a dormir, interfiere con una buena noche de sueño muy necesaria.

La falta de buen sueño por la noche crea muchos efectos secundarios. Algunos de ellos son concentración reducida, depresión, mareos, olvidos y enfermedades como diabetes, problemas cardíacos, presión arterial alta, desequilibrio hormonal en mujeres (SOP) y muchos más.

El sueño se ve afectado negativamente debido a la agitación y una mente hiperactiva creada por factores externos y fluctuaciones internas. Tenemos que prepararnos para calmar nuestra mente y se puede lograr aumentando el flujo sanguíneo en la dirección ascendente.

Hay muchas posturas y técnicas de Yoga diferentes que son útiles cuando se desea tener un sueño de calidad por la noche. Estas son algunas de las posturas que recomienda Yoga para mejorar la calidad del sueño. Pero antes de probarlos, debemos comprometernos a practicarlo a diario e incluirlos en nuestra rutina para obtener un impacto rápido y a largo plazo en nuestro ciclo de sueño.

Viparita karani :

Acuéstese de espaldas. Apoyando la espalda con las manos, exhale y levante las piernas. Sostenga su espalda baja correctamente. Una vez que esté firme, mantenga esta posición durante unos segundos y respire normalmente. Inhala y vuelve a la posición inicial muy lentamente, bajando la espalda y luego las caderas.

Matsyasana :

Siéntese en Padmasana en su colchoneta. Inhalando, reclínese hacia atrás apoyándose en los codos. Retire con cuidado el soporte y acuéstese con los hombros en el suelo. Junte las manos sobre la cabeza y quédese allí durante unos segundos, respire normalmente. Desata las manos y levántate exhalando, apoyándote en las manos.

Yogendra Pranayama 4:

Acostado de espaldas, doble las rodillas con los pies cerca de las caderas. Mantenga una distancia cómoda entre los pies y las rodillas. Coloque la mano sobre el abdomen y observe la respiración. Sienta su abdomen moviéndose hacia adentro y hacia afuera mientras inhala y exhala respectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *