Anitya Bhavana

“Lo que fue por la mañana no es al mediodía, lo que fue al mediodía no es de noche, porque todas las cosas son transitorias”.

Anitya Bhavana es una reconocida técnica de meditación que nos invita a desarrollar el desapego mental y a entrenarnos para volvernos unos verdaderos observadores de nuestros pensamientos.
Se dice que la clave para el crecimiento espiritual es el lograr observar nuestra vida sin la interferencia de las emociones y la consciencia total en el momento presente.


Existe una frase muy cierta que dice que “las emociones son nubes que no nos permiten ver la verdad”, por lo tanto el lograr distinguir dichas nubes y observarlas desde la lejanía, hace que nuestra conexión con nosotros mismos sea cada vez mayor.

Anitya Bhavana es una técnica que además de desarrollar el desapego mental y entrenarnos para observar nuestros pensamientos, nos ayuda a conectar con el estudio de nosotros mismos con el objetivo de reconocer que todo es transitorio.

¿Cómo practicar la técnica de Anitya Bhavana?

1. Comenzamos sentándonos en el suelo en Sukhasana/ Vajrasana o cualquier otra postura cómoda de meditación. Cerramos los ojos y comenzamos a conectar con nuestra respiración.

2. Mentalmente repasar paso a paso los eventos del día en órden cronológico sin sobre pensarlos, analizarlos o juzgarlos.

3. Para ir a un nivel incluso más profundo, además de hacer este orden cronológico, podemos analizar nuestro estado de la mente, nuestros sentimientos e incluso nuestro análisis presente de esa situación particular pasada.

Una alternativa a esta práctica puede ser en vez de realizar un listado cronológico de lo que sucedió en el día, puede ser hacer un listado de todo aquello por lo que estamos agradecidos de nosotros mismos por ejemplo. En este caso, estamos cultivando la gratitud, conocida como fuente de la felicidad. Otra opción puede ser también ir alternando la meditación tradicional con esta última de gratitud.

Personalmente, es una práctica que fui incorporando poco a poco cada día y hoy en día puedo decir que realmente siento sus beneficios en mi percepción del todo. Desde que comencé a practicar esta meditación, siento que logré tener una mirada más global y “externa” en cada situación de la vida.


Me ayudo a realmente ser consciente que todo está en constante cambio y transitando hacia un nuevo lugar, por lo tanto me ayudo también a soltar el control, vivir el presente y desapegarme de cualquier situación ya vivida o por venir, siendo consciente de que realmente lo único que tenemos es este presente y que en definitiva sabemos que también será transitorio.

Los invito a realizar esta práctica diariamente con el fin último de conocerse más y conectar cada día más y más consigo mismos, reconociendo siempre que nada en esta vida es permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *