El poder sanador del agua

“Chanchal” es la palabra que mejor define la naturaleza del agua. El agua es maleable, se adapta constantemente a su entorno; tanto al vaso que la contiene, como a la forma del hielo o el inmenso océano. Del mismo modo que se adapta al entorno, también lo modifica; especialmente a los seres humanos, influenciando sus energías.

El mundo está hecho de agua, así como nosotros y nuestra experiencia. Así como la naturaleza depende de la lluvia, nuestro cuerpo depende del agua que ingerimos y todo lo que somos y nos rodea depende en cierto modo de ella. Cabe destacar, que el agua es el elemento de la naturaleza que representa nuestras emociones, por lo tanto está conectada también con nuestro universo interior.

El 72% de nuestro cuerpo es agua. Conectando con este elemento, puede que así también transformemos la forma en que nuestro cuerpo, mente y alma funcionan. El agua fluye y desemboca, y en ese camino nos invita a seguir el fluir de nuestro deseo. Reconocer el poder del agua como elemento, permite también que comencemos a reconectar con nuestro cuerpo, mente y alma de una manera más profunda.
Al estar en contacto con el agua, nuestras energías comienzan a transformarse y nosotros nos encontramos también más maleables a la situación y el entorno. Así como un espejo refleja, el agua cumple su misma función, reflejando no solo nuestra imagen, sino también nuestros pensamientos y sentimientos.

A continuación, pueden encontrar algunas prácticas relacionadas con la conexión consciente con el agua, y que reivindican el poder sanador que tiene la misma:

1. Comenzar el día de manera correcta: Cada mañana, al despertar, podemos ingerir un vaso de agua intencionado y manifestando mientras lo bebemos todos los pensamientos positivos que nos acompañaran a lo largo de ese día. Este simple acto, hace que no solo manifestemos como elegimos vivir nuestro día, sino que nos llenemos de energía que fluye dentro de nosotros de manera positiva.

2. Natación y otros deportes acuáticos: Estos deportes no son solo un excelente ejercicio físico, sino también una excelente manera de reconectar con nuestra voz interior. El estar en contacto con el agua, hace que aumenten nuestras percepciones internas y externas y así logremos comprender la importancia de reconectar con nuestra propia energía.

Por otra parte, una adecuada hidratación y una vida de acuerdo a los valores del “mindfulnes”, pueden direccionarnos hacia un estilo de vida saludable. El poder sanador del agua, tanto interna como externamente debería ser reconocido y respetado. No solo ayuda a mejorarnos física y mentalmente, sino también ayuda a reconectar con un montón de valores aplicables a la vida misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *